Como mantener tus neumáticos en buen estado

Normalmente no somos conscientes del desgaste continuo que sufre un neumático. Pues no hay que olvidar que suponen el único punto de unión que mantiene al vehículo en continuo contacto con la carretera. Teniendo que soportar 50 veces su peso. De ese modo, se hace necesario mantener los neumáticos en buen estado para asegurar una correcta eficacia y seguridad.
La profundidad del dibujo de un neumático es vital para garantizar la seguridad. Pues ayudan a mantener el control con la salida del agua y cuanto mayor sea su profundidad, mayor será su evacuación. Resulta imprescindible, por lo tanto, cambiarlos cuando se encuentren desgastados.

Consejos para mantener tus neumáticos en buen estado.


Mantener los neumáticos en buen estado también supone tener una presión de inflado correcta para no perder, de igual manera, el dominio del vehículo. La presión de los neumáticos tiende a reducirse por el escape de aire que de forma natural se produce en ellos o también por bajadas de temperatura. Por eso si realizamos este tipo de mantenimiento todos los meses, evitaremos dañar las ruedas de manera innecesaria. A la par que ahorramos combustible. En este sentido, se recomienda que su manipulación se lleve a cabo antes de viajes largos y cuando los neumáticos estén fríos.


Para evitar daños en la suspensión, dirección y en la transmisión del coche, es importante, cada vez que se desmonten los neumáticos, proceder a su equilibrado. De esa forma, prolongaremos la duración del neumático, eliminando al mismo tiempo las posibles vibraciones.


Asimismo, mantener los neumáticos en buen estado conlleva una correcta alineación de ruedas. Con esto evitamos su profundo desgaste, facilitar la conducción y la seguridad y ahorrar carburante.


Una recomendación sumamente significativa es utilizar los neumáticos nuevos o al menos los menos gastados en la parte trasera. Esto tiene sentido al no estar conectados al volante, existiendo un menor control en las frenadas y superficies mojadas con respecto al eje delantero. De esta manera, mejoraremos la conducción y el manejo del vehículo.
Para aumentar la longevidad de nuestro neumático y obtener una presión correcta, es aconsejable cambiar las válvulas. Pues se acaban deformando y deteriorando con el uso.

Para finalizar


Como último consejo y para alcanzar una óptima seguridad, es preferible seguir varias pautas. Almacenar los neumáticos en zonas secas. Lejos de los rayos del sol. De productos químicos. De la lluvia y de materiales que puedan dañar la goma como astillas de madera o trozos de metal.


Todo lo anterior forma parte de los cuidados fundamentales para mantener tus neumáticos en buen estado. Lo que resulta obvio es que los neumáticos no duran toda la vida. En el caso de que las ruedas tengan más de cinco años, debemos visitar a un profesional cada año. De forma que se pueda desmontar el neumático verificando su interior de forma exhaustiva.Y cambiar los neumáticos cuando lleguen a diez. También deberemos remplazarlos cuando notemos pérdidas de presión o algún ruido o vibración perturbadora.